Ignacio Castro es notario en el municipio sarriano y, según explicó, en su trabajo pueden apreciarse todavía notables diferencias entre los servicios que ofrece a la población rural y a la de procedencia más urbana. El testamento del medio rural sigue incluyendo la mejora para alguno de los hijos. Normalmente, para aquel que vive en casa de los padres, se encarga de las tierras y cuida a sus progenitores. En la Galicia rural podemos decir que la mejora es muy frecuente.

La herencia que recibe el hijo suele ser muy superior a la que perciben el resto de los hermanos. En el mismo testamento se incluye la condición de que el mejorado, además de cuidar de los padres, debe encargarse del funeral a su fallecimiento. Por mucho que se le diga al paisano que no va a quedarse sin enterrar, quieren que se añada esta condición. Lo normal es que este hijo perciba dos tercios de la herencia y además también entra en el reparto del otro tercio restante. Antes el hijo que resultaba beneficiado pasaba la mayor parte de su vida ahorrando para poder comprar a sus hermanos la parte que les había correspondido, para luego no dejar a sus sucesores una herencia incompleta.

Leer mas en La Voz de Galicia